MIEDO A CAMBIAR: MIEDO A EVOLUCIONAR

EL MIEDO AL CAMBIO ES UN FRENO EN LA EVOLUCIÓN ESPIRITUAL

Una de las máximas en la esencia evolutiva de algo, lo que sea, es el cambio.

Sin cambio no habría estados vibracionales distintos, por tanto tampoco evolución consciencial.

Recordemos que estamos sometidos a La Ley y que en este caso predominan evidentemente los Principios de Ritmo, la Polaridad, La Causacion y la Generación, aun cuando todas penden del Mentalismo y todas están en todo como ya sabemos.

Acompáñame en la idea de que sin cambio cualquier cosa creada está estancada.

¿POR QUÉ SE ESTANCARÍA LA EVOLUCIÓN SI NO EXISTIERA EL CAMBIO?

Sencillamente porque todo sería de una determinada manera eternamente y lo estancado no tiene posiblidad de evolucionar.

Fijémonos que todo el Universo físico que nos rodea – galaxias, estrellas, planetas, hombres, animales y plantas (por no mentar lo inanimado) -, está cambiando perpetuamente.

En su movimiento, en sus características y estados, en su existencia.

De otra manera, sería siempre, por poner un ejemplo,  Primavera, de día y soleado. Una margarita sería una preciosa flor única en el Mundo y un perro de color marrón claro ladraría constantemente al paso del mismo hombre que no le gusta.

Más aún, nada de eso existiría si no se hubieran producido cambios en su naturaleza primigenia.

Acordemos, pues, que el cambio es imprescindible. Digo esto porque hay muchas personas, yo mismo era una de ellas hace un tiempo, que lo consideran aborrecible, impertinente, innecesario y, sobre todo.., porque da miedo.

¿POR QUÉ SE PRODUCE EL MIEDO AL CAMBIO?

Podría aquí extenderme argumentando el manido tema de «la zona de confort», pero quiero ir un poco más allá e intentar condensar la respuesta: POR TEMOR A LO DESCONOCIDO.

Si, creo que es eso primordialmente. Pero veamos un aspecto principal del miedo que genera algo que no se conoce.

En esencia, alguien que teme el cambio es porque no se conoce a sí mismo, por tanto desconoce su propia reacción ante eso diferente.

Por eso prefiere permanecer anclado en lo que conoce, aun cuando su vida sea una porquería.

EL DESCUBRIMIENTO DE UNO MISMO: EL MEJOR QUITAMIEDOS

Como decía, alguien que desconoce su reacción ante lo nuevo siente miedo. Pero hay una explicación al desconocimiento de su reacción: esa persona no sabe que, cuando lo sepa, su reacción va a ser ninguna.

Mientras dormimos el gran sueño de la inconsciencia no deseamos cambiar, no permitimos las modificaciones en nuestra vida.

Cuando llega el momento de empezar a despertar iniciamos sin remedio la toma de conciencia de una novedad que no habíamos planeado ni deseado: el propio despertar consciencial.

Este es el primer cambio.

Entonces comienzan a llegar informaciones, eventos y situaciones que modelan la percepción de la realidad que ostentábamos hasta ahora y que, poco a poco, van transmutando el miedo en aceptación del cambio hasta transformarlo en bendita necesidad.

El conocimiento del YO SOY, de la mente, del alma, del hipotético propósito vital y del concepto «evolución espiritual», genera de manera natural una nueva percepción en la consciencia que se traduce en humilde sumisión al cambio.

Mucho más acentuadamente provoca esto la llegada de las 7 Leyes Universales al entendimiento.

De la mano del Mentalismo, la Causacion, el Ritmo o la Generación, el ex-miedoso o anti-cambista ve ahora claro que el cambio, en sí mismo, es imprescindible y es entonces cuando una reacción totalmente nueva se produce ante lo cambiante: NULA.

¿SON BUENOS TODOS LOS CAMBIOS? EL EQUILIBRO TIENE LA PALABRA

Tras lo expuesto hasta el momento, cabe expresar una apreciación importante.

El hecho de aceptar el cambio como esencia evolutiva con valentía y sin reacción ni adversa ni beneplácita, no significa que dar la bienvenida a cualquier permuta sea correcto.

Voy a llevar a cabo un atrevimiento que me aflora en este instante: en general,  podemos dar por bueno que los cambios positivos son los no esperados ni deseados, aun cuando aparentemente sean malos.

Ya entenderás esto en su momento por ti sólo/a.

Sigamos.

Hay veces en que deseamos dar un giro a nuestra vida y lo primero que nos viene a la mente es cambiar de sitio.

Pensamos que si nos movemos a otra provincia o a otro país, el conocer gentes y costumbres diferentes cambiará nuestra visón vital actual.

No digo que esto no sea verdad, que no represente cierta aportación positiva a tu realidad.. pero no cambia tu vida (a no ser que te enamores o atraques un banco allí).

Simplemente porque, tal y como es archiconocido por todos a estas alturas, no hay nada externo que pueda producir algo en TI, por tanto solo TÚ puedes cambiar realmente.

Es el caso de gente que cambia de territorio a fin de transformar su vida y acaba en la indigencia, peor que estaba.

EL CAMBIO EN CONSCIENCIA

Resumamos, pues, que la única forma de experimentar un cambio esencial, real y positivo, es transmutar la mente a través de la elevación consciencial, el conocimiento y la entrega total.

Aceptemos también que para ello el cambio es imprescindible y que, queramos o no, tarde o temprano se producirá.

Hagámonos cada vez más sabios elevando nuestra vibración, lo cual vendrá naturalmente otorgado por los efectos positivos causados por la aceptación y el salto al vacío, como veíamos en la entrada: La confianza.

Consideremos el cambio como una bendición que nos permite evolucionar, saliendo y huyendo así de creencias vetustas y abandonando la pereza.

A la basura lo de: «Más vale malo conocido que bueno por conocer«. Convengamos que en sí mismo este dicho es una estupidez.

CÓMO DETECTAR LA NECESIDAD DE ELLOS Y CÓMO APLICAR LOS CAMBIOS VITALES EN CONSCIENCIA

Se detecta rápida y diafanamente en el despertar, como apuntaba antes.

El «no sé qué me pasa, no sé qué hacer en y con mi vida», el «tengo la necesidad de» y el planteamiento de un cambio vital radical, son señales inequívocas de ello.

No cambiemos a tontas y a locas, no perdamos tiempo y energías en cambios vanos y perjudiciales.

Enfoquémonos en lo que sentimos en consciencia y atrevámonos a llevarlo a cabo, en la medida en que sea posible, de esta manera:

1- Acepta sin miedo el cambio venido a tu vida. Confía.

2- Aprende quien eres realmente tanto como puedas.

3- Obseva cómo, a medida que pasa el tiempo, los milagros producidos por la transmutación son más evidentes e intensos. Eso confirmará la aceptación.

4- Transmuta tu mente, identifica a tu YO SOY e instálate en Él cada vez que puedas. Pronto será por siempre.

5- CAMBIA sin prisas, pero sin pausa.

Hasta pronto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
Consultas