Qué es evolucionar espiritualmente

Evolucionar espiritualmente: una pasada! Llevamos eones haciéndolo.. y lo que nos queda aún.

La evolución del hombre occidental en nuestros tiempos: un complicado pero rápido proceso espiritual

¿Qué es evolucionar espiritualmente?

Según la filosofía hermética recogida y explicada en El kybalion, el propósito de la Creación mental del Todo es comprobar las infinitas formas en las que Éste puede expresarse.

En Oriente esto lo tienen tan asumido que diríase que nacen evolucionando ya de entrada. Es cuestión de «genética esencial». Tal vez sea porque Hermes Trismegisto pasó vidas enteras en Egipto y posteriormente en Grecia.

En Occidente y en nuestros días, sin embargo, la cosa se complica como consecuencia de una valoración errónea de la realidad.

Así, el proceso se hace más complicado, que no difícil, porque comporta más pasos y más esfuerzo hasta llegar a trascender el presente estado evolutivo de una persona y adquirir un nuevo y superior estadio consciencial y, por tanto, evolutivo.

Dicho esto, en mi modesta pero firme opinión creo que el significado de evolucionar espiritualmente es ir consiguiendo recordar las verdades que rigen los preceptos de la Ley de Vida que creó (o que está creando ahora msmo) el Todo, integrarlas y llevarlas a la práctica diaria.

Cabe tener muy en cuenta que a medida que se va evolucionando llevarlas a la práctica se convierte en algo sencillo y cotidiano, ya que es consecuencia de haber experimentado precisamente una evolución.

Esto en Oriente es menos complicado y en Occidente lo complicamos nosotros.

¿Qué es recordar las verdades que rigen la Ley de Vida?

Para quien lo experimenta realmente es sencillo: se siente un hormigueo resonador y un no sé qué que aporta una convicción que tampoco sabes de dónde sale: esto es así, porque me suena saberlo.. me resulta familiar.

A través de estos recuerdos y en función de lo avispado que se sea para darse cuenta de ello, va entrando uno en un estado irreversible de paz interna y felicidad gratuita dentro del cual no es necesario preguntar, simplemente se es, se está.

Conocer las verdades que rigen la Ley de Vida creada por el Todo precisa del estudio de las mismas, ya que están muy bien clasificadas y relacionadas intimamente de manera genial.

Así y todo, el hecho de irlas recordando ya supone en sí mismo integrarlas y vivirlas, aun cuando no se tenga la más remota idea sobre su arquitectura.

Por qué en Occidente es más complicado recordar y evolucionar espiritualmente

La vida actual en Occidente está tan inmersa en el olvido de la realidad, que muchas de las manifestaciones diarias que invitan al despertar en la misma se obvian a causa de la preponderancia de lo material en las vidas occidentales.

De esta manera, la complicación que se produce ante la posibilidad de evolución del ser humano en los paises no orientales se manifiesta en los siguientes aspectos que, de manera natural, se producen en cualquier persona:

El despertar de la conciencia

El despertar nos toca a cada cual en el momento preciso y en función del estado consciencial y evolutivo -cómo lo denomina mi estimado Emilio Carrillo, quien me lo enseñó- en que nos encontramos.

Pero resulta que he descubierto, de ahí el escribir estas reflexiones, que existe un estado mental, que podría denominar como «el sueño irreal«, que se superpone al primero complicando el tema y que impide en multitud de casos ni tan solo apercibirse de que le toca a uno o una despertar y levantarse para seguir el camino desde una perspectiva un poco más elevada, más cercana a la realidad del Todo.

Ese sueño irreal es el que viene cultivando y alimentando desde tiempos inmemoriales la televisión, el cine, la radio y la prensa.

Mucha, mucha gente está soñando irrealmente con algo que no tiene que ver con la realidad, dormida y sin darse cuenta de las señales que le van llegando para que despierte.

Es más, atacan cualquier expresión o acción que represente algo diferente a aquello de lo que están convencidos: materialismo, consumismo, modismo y, en definitiva, rebañismo.

La búsqueda de respuestas

Una vez despierto uno empieza a buscar casi sin proponérselo. A buscar respuestas a preguntas que nunca antes se hizo, o que alguna vez se hizo pero le parecieron una cosa rara que valdría más olvidar.

Esa búsqueda no finaliza ya nunca. Seguimos buscando respuestas cada vez a menos preguntas pero cada vez más elevadas, más complicadas de entender.

Cuando obtenemos una respuesta clara a algo, lo cual cuesta lo indecible, es como si adquiriésemos un nuevo estado de conciencia, generado evidentemente por esa nueva aportación a la consciencia. Es maravilloso esto.

Pero llega un momento (complicación..) en que no hay respuestas, no hay evidencias ni resonancias claras. Es el punto de salida al desierto, a la noche oscura, al simplemente ser y estar, sin más.

Es doloroso, tan doloroso que en ocasiones uno acabaría mandando a paseo al conocimiento evolutivo; pero ya no se puede, ya estás despierto y buscando si o también evolucionar espiritualmente. Hasta el final.

La ansiedad espiritual

Si. De manera ansiosa y al no obtener resultados satisfactorios, se suele dar una prisa por evolucionar espiritualmente, por elevarse más, por dar un paso adelante que satisfaga el desasosiego que genera la travesía del desierto.

Hasta que, afortunadamente, un día le viene a uno y una un destello de Luz que le hace ver claro que hay que mirar a las estrellas pero con los pies en el suelo, fijándote bien dónde los pones para no caer a ningún abismo.

Dicho de otra manera, somos seres espirituales experimentando el plano humano con todo lo que éste comporta.

La amalgama de situaciones, sensaciones y emociones que se dan en este plano es tal, que merece prestarles la atención debida, tomando conciencia de que estamos en la pura materia experimentándola y que la evolución del ser humano comprende todas las «penalidades», luchas, valle de lágrimas y gozos que están presentes en la vida de cualquiera de nosotros.

La ansiedad espiritual pasa de golpe cuando te das cuenta de que TODO forma parte de la vida. Recordemos siempre que básicamente nuestra función es enseñarle al Todo las infinitas formas en que puede expresarse.

Qué hacer para Evolucionar espiritualmente aquí y en nuestros tiempos

NADA. Simplemente enterarse de quien realmente somos. Lo demás viene todo dado si o también. Cuando se llega a este punto se evoluciona a la velocidad de la luz, ya que son tiempos en que, dicen, todo va muy rápido en materia espiritual.

Evolucionar espiritualmente es en resumen recordar, como decía al principio. Ese recuerdo se produce en función del descubrimiento de nuestras sombras, a priori, y la aceptación de la necesidad de trascenderlas.

No hay que hacer nada que no sea conocerse a sí mismo y trabajar en la polarización opuesta a la que genera cada sombra.

El incienso, las velas y los intentos de viajes astrales ofrecen buen aroma, luz y ambiente monacal y frustración en la cama al comprobar que nos quedamos dormidos cada vez que intentamos lo tercero.. pero no evolucionan nada, o poca cosa.

Lo que si que funciona a nivel evolucionante es sentir plenamente que está uno vivo por algo y que todo lo que pasa tiene un porqué y un para qué y que, por tanto, cada día es una maravillosa incógnita llena de vete tú a saber cuantas y qué cosas para disfrutar de lo que tiene el Universo preparado para todos, repito: para tod@s, en esa jornada.

Vivir eso genera claridad para trascender las sombras y desear que no pare nunca esa dicha. Inevitablemente, también produce un agradecimiento de todo corazón por estar aquí y que le permitan a uno experienciar todo eso.

Pero cuidado con una cosa, o dicho de otra manera.. es necesario saber que: cuanto más te vas elevando más te putean ya que estás más preparado para aguantar, integrar y trascender.

No te sientas demasiado mal cuando sientas que nada te funciona, sólo son exámenes para que evoluciones. Pueden durar años en esta vida. No es fácil, pero quiso El Todo que funcione así, qué le vamos a hacer.

Muchos denominan esto como la noche oscura, uno de ellos creo que fue un tio bastante elevado al que llamaban San Juan de la Cruz.

Cómo trascender las sombras del alma para evolucionar espiritualmente

Pues la verdad es que no conozco ninguna técnica apropiada para ello. Lo que si he comprobado en mis carnes y en mis mentes es que identificarlas es sencillo: se repiten hasta la saciedad y desparecen cuando se trascienden.

Esto llevado a la práctica no es más que tomar conciencia de que aquello que no te gusta nada cuando lo haces porque te sientes mal, pero lo haces repetidamente porque es una adicción o ni siquiera sabes por qué sucede, eso es una sombra a lucificar, a trascender.

Visto así, ya tendríamos la sombra clara, sólo faltaría trascenderla… cosa tan fácil como hacer la permanente a un señor con poquísimo cabello.

En mi humilde opinión y tras darme múltiples cabezazos contra la pared en no menos múltiples ocasiones, la trascendencia exitosa de una sombra viene dada por la Ley de Polaridad, la cual permite convertir la oscuridad en todo lo contrario a lo que es en este momento.

Es decir.. si comiendo croissants a saco cada día me engordo y rozo la diabetes, no como tantos y los croissants dejan de hacerme sombra, con lo cual me acostumbro y me doy cuenta de que no era tan difícil.

Con esto he conseguido polarizar la situación en un grado confortable y contrario al que me producía mal. Sombra trascendida, por tanto evolución en el tema croissanero, no sé si me explico así del todo bien.

Hasta pronto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
Consultas