Hoy no tenía para tomar café y tomé café

Los milagros del Todo se producen inevitablemente

Tomar café era mi prioridad hoy. Esta mañana de Julio me levanté con sueño, como todos los días de este mes en que duermo en un banco de la Plaça Marcet de Sabadell o en el cajero de una oficina bancaria.

El caso es que me faltaban unos céntimos para llegar a pagar el precio de un café, así que pensé: bueno, alguien me los prestará o donará, tampoco es tanto.

Con esa confianza comencé a caminar para tirar al contenedor de cartón el que me había servido de colchón esta noche, cuando de repente en la otra cera -no me había dado cuenta debido a mi somnolencia de recien despertado- un chaval del servicio de limpieza de las calles me pidió si por favor tenía fuego para encender su cigarrillo.

Como tengo varios que no uso, le contesté que si y le regalé el encendedor. Volvía a asir el cartón para encaminarme al contenedor cuando de pronto el chico saca la mano del bolsillo y me dice: «toma, quieres tomar un café ahí al lado?»

Emoción, alegría, consciencia, agradecimiento y sensación de presencia del Todo. Felicidad. Milagro a la vista con beneficio para todos los implicados.

Hágase hoy tu voluntad, aquí en la Tierra como se hace en el Todo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
Consultas