La ludopatía no es una enfermedad

Qué es la ludopatía? La ludopatía no es una enfermedad, es una opción condicionada por el Ego

Ver en esta página la definición que se hace del trastorno.

La ludopatía no es una enfermedad. Vaya por delante que mi opinión sobre este tema emana desde la más absoluta humildad, que para nada pretende desmerecer ni un ápice los estudios al respecto y está amparada y sostenida en mi propia experiencia de muchos años llenos de sombras y luces en el ámbito de esta opción equivocada.

No obstante, y en base a esa experiencia vivida, estoy en condiciones de afirmar que es posible educar a la mente concreta para que se olvide del hábito de jugar

El Ego, como ya sabemos muchísima gente, tiene miedo a desaparecer, a morir si quien lleva las riendas de tu vida es tu Ser en vez de él.

De esta manera, en la opción de la ludopatía se siente el rey al comprobar mil veces que tiene la sartén por el mango con decretos de este tipo:

a- Yo juego siempre para ganar, por lo que está justificado que lo pruebe, ya que de otra manera no sería posible. Quien no se arriesga no gana.

b- Sólo invertiré una parte de este dinero y si no gano me retiro al llegar a …€.

c- Hay que jugar fuerte para ganar fuerte, de otra manera es invertir el dinero de forma tonta para acabar perdiéndolo todo por no haber apostado alto.

d- El Universo ya me dará lo que necesite, así que no debo preocuparme si lo pierdo todo de nuevo.

e- Con lo poco que cobro, juego para obtener una fuente adicional de ingresos que me ayuden a pasar mejor el mes. De perdidos al río. No puedo pasar con lo que me queda después de pagar los gastos fijos mensuales.

*Esta última es muy jodida, muy jodida..

La ludopatía no es una enfermedad, es una polarización equivocada

Cómo abandonar la ludopatía de manera consciencial y natural-mente

Como decía al principio, estoy en condiciones de afirmar que con la práctica de estas dos manifestaciones que muestro a continuación es posible educar al circuito mental de recompensa hasta el punto de poder dominar tú la situación, abandonando éste la creencia de que es impresincindible jugar.

Estas aseveraciones, si nos fijamos, no son más que aplicaciones potentes de Las Leyes Universales.

Entra y lee aquí sobre el funcionamiento de la Ley Universal o Principio de Ritmo. Esto puede ayudarte a comprender por qué nos pasa esto repetidamente y cómo puedes liberarte de la ludopatía mediante la transmutación mental.

Quien tenga ojos para ver entenderá rápida y claramente estas 2 afirmaciones para abandonar la ludopatía. Y quien sea ludópata y aún no tenga ojos para ver, que haga como si los tuviera y deje de tirar su vida a la basura.

1- ATIENDE TODAS TUS NECESIDADES ANTES DE JUGAR

Antes (recuerda bien esto..) antes de utilizar ni 1 sólo Euro en la máquina tragaperras ni en cualquier modalidad de apuestas y juegos de dinero, hazte estas preguntas:

Estos 120€ voy a invertirlos todos en la máquina..

1- o me voy a cortar el pelo antes..?

2- o me voy a comprar las sandalias antes..?

3- o me voy a comprar los pantalones antes..?

4-  o me voy a comprar la camiseta antes..?

Te aseguro que cuando te hayas decantado por esta segunda opción, o sea, con el pelo arreglado, las sandalias nuevas, los pantalones y la camiseta nuevos, te vas a sentir tan pleno, tan plena, que las ganas de jugar no sabrás qué ha pasado con ellas, pero no están.

Y además vas a tener dinero de sobras para pasar ese fin de semana que desde hace años quieres disfrutar en la terraza de un bar y yendo al cine y comiendo en el frankfurt que tanto te gusta.

Resulta que aunque no lo sepas, eres tan grande que, si o si, el Ego se va a desmayar de miedo a perder esa batalla ante una emoción tan clara y tan pura que no deja lugar a ninguna otra opción.

Cuando hagas y cumplas eso una sola vez, empezarás a crecer tanto en el tema de la ludopatía, que ésta empezará a disiparse a toda velocidad y sin sufrimiento.

Y cuantas más veces repitas esta acción con total honestidad, más intensamente tú irás hacia arriba y el Ego hacia no sé dónde, pero te aseguro que no logrará convencerte para que juegues.

O jugarás después de haber satisfecho tus necesidades sin el sufrimiento que comporta quedarse sin el centavo y sin la torta.

2- ANALIZA EL DETONANTE QUE TE HACE JUGAR Y HAZ TODO LO CONTRARIO

Los jugadores sabemos cuando van a presentarse las ganas irresistibles de jugar, con lo cual podemos determinar las acciones que hay que tomar para que esos detonantes no se den con facilidad.

En mi caso lo sé, así que hago todo lo contrario a lo que he hecho hasta ahora y me posiciono en el polo opuesto a lo que me produce la caída de nuevo.

1- El hecho de tener dinero abundante es uno de ellos, por lo tanto aplica el punto 1 de más arriba y empieza por comprar aquello que necesitas antes de ponerte a jugar.

2- Ir a los bares, que en este pais no hay casi ninguno que no tenga máquinas tragaperras, es la causa principal de tirar el dinero por las ranuras de las mismas.

No vayas a los bares, o si vas toma lo que desees y lárgate lo antes posible. Si te llena el estar con gente, conversa y bebe con ellos en la terraza del bar.

Si, aun no entrando en los bares, te entran unas ganas de jugar tales que no puedes aguantarlas, resiste la embestida como un guerrero real y haz rápidamente algo que te distraiga, lo que sea.

No pienses nunca: «Que lástima, ya no podré jugar nunca más» Ten en cuenta que de lo que se trata es de acostumbrar a la mente a todo lo contrario a lo que está acostumbrada en este momento.

Echándole coraje (iba a decir huevos, pero no lo digo), la mente al final abandona el tema porque ve que ya no es prioritario para ti el jugar. Parece un decreto caprichoso e irreal, pero te aseguro que es así y así funcionamos los humanos.

Conclusiones:

¿Entiendes mejor ahora por qué he titulado esta entrada como «La ludopatía no es una enfermedad«?

A nivel médico lo será, no digo que no, pero a nivel personal, del YO, de la esencia que realmente somos, es únicamente una opción que se polariza en SI JUEGO o NO JUEGO.

La mente que somos capaces de detectar en nosotros, la concreta, no es más que el Ego y éste puede educarse, polarizarse y trascenderse en la forma en que el YO quiera, ni más ni menos. ¿Cómo? Haciendo todo lo contrario a lo que produce la actitud o situación indeseables.

Y una cosa más: aunque te parezca contradictorio con lo expuesto hasta ahora, no te preocupes por seguir jugando.

Adoptando la opción de atender en primer lugar tus necesidades físicas y evitando los espacios donde se encuentran la máquinas tragaperras o los bingos, estás trascendiendo a cachitos la sombra ludopática y, en consecuencia, adquiriendo una expansión consciencial que hará más normal el jugar sin atentar tan intensamente contra tu YO.

Sin culpas, con consciencia. Confía en tí, no te arrepentirás.

La ludopatía no es una enfermedad, es una opción. Cae diez mil veces y levántate diez mil y una.

Esa última una es la válida. Es la que te da la victoria, la que reconforta y la que elimina para siempre el engaño a que nos tiene sometidos el Ego, la mente básica, aparentemente el enemigo principal del Ser humano.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
Consultas