RITMO la quinta Ley Universal del Kybalion

Ley Universal del Ritmo del Kybalion

QUINTA LEY UNIVERSAL: PRINCIPIO DEL RITMO

Esta Ley contiene y promulga la verdad de que todo lo creado se mueve como un péndulo. Todo fluye y refluye, todo tiene sus periodos de avance y retroceso.

En el Universo no existe nada, materia o energía, que vaya en una sola dirección. Todas las cosas están sujetas a un proceso de ida hacia un sentido y, en igual medida, de vuelta al punto original.

Este principio es interesantísimo de conocer profundamente porque su comprensión y posterior manipulación permite al ser humano tomar las riendas de su vida, convirtiéndolo en dueño de su destino.

Intimamente relacionado con el Principio de Polaridad, el principio de ritmo puede ser evitado en su estado negativo, mediante el posicionamiento consciente, aplicando las técnicas de polarización adecuadas.

Aprendamos sencilla pero profundamente qué es y cómo funciona el Principio de Ritmo.

La Ley Universal o Principio del Ritmo del Kybalion, un concepto claro que rige la Creación

Este principio afirma que todo se manifiesta en un movimiento de ida y vuelta, como decía. Es una oscilación del péndulo entre los dos polos que existen en cada manifestación viviente de los planos físico, mental y espiritual.

Siempre se da una acción y una reacción, un avance y un retroceso, una ascensión y un descenso. Rige en todo lo creado: animales, minerales, humanos, mente, energía, materia, mundos y Universo entero.

Su evidencia es clara en el devenir de cualquier concepto conocido o desconocido, lo que significa que, por ejemplo, está presente en la primacía y posterior declive de las naciones, la creación y la destrucción de soles, galaxias, mundos y, de nuevo, el Universo.

Los estados mentales del hombre son también un verdadero péndulo debido a este principio. De ahí nuestros continuos cambios anímicos y emocionales.

Los hermetistas están convencidos de que esta Ley Universal del Ritmo es la más importante de todas, ya que de manera inmutable (no puede evitarse) afecta ostensiblemente el estado de todo lo creado, sea manifestado o no manifestado.

Sin embargo, los efectos de este implacable principio pueden ser evitados mediante el conocimiento y empleo de los siguientes métodos.

Ley mental de neutralización del Principio del Ritmo

Como decía antes, los efectos de este principio no se pueden evitar pero si que es posible aplicar acciones que permiten usarlo en lugar de ser usados por el mismo.

Fundamentalmente estas acciones se basan en la polarización adecuada, cosa que los maestros herméticos realizan sin problema. Todos podemos hacerlo, aunque comporta un estudio y una comprensión profundos de su funcionamiento.

Esto permite al estudioso hermético avanzado eludir el movimiento pendular mediante la firmeza mental que le proporciona su conocimiento, a diferencia de la inmensa mayoría de gente que sigue sufriendo a causa de ese movimiento oscilatorio que domina sus vidas.

El conocimiento de los métodos de neutralización mental del Principio de Ritmo y del Principio de Polaridad constituye la base más importante de la filosofía hermética.

Concluimos pues que la neutralización de los efectos de esta Ley Universal de Ritmo es posible mediante las acciones que sitúan al individuo en el grado adecuado en dirección al polo positivo de un concepto cualquiera.

Sirva como ejemplo, que se me ocurre a bote pronto, el fracaso continuado en las relaciones amorosas debido a «tirarse a la piscina aun sin saber si hay agua» y que produce un movimiento pendular indeseable.

Conocida la causa, es fácil deducir que polarizándose en un grado tendente al análisis previo de la situación antes de tirarse a la piscina se pueden evitar los efectos que produce siempre la misma.

La transmutación mental como método de neutralización de los efectos del Principio del Ritmo

La ciencia moderna reconoce el Principio del Ritmo y lo considera de aplicación Universal por lo que respecta a la materia.

Los herméticos sin embargo saben a ciencia cierta que sus manifestaciones abarcan también las actividades mentales del hombre, haciéndose evidente en los cambios fuertes que notamos en nosotros mismos.

Tanto es así que descubrieron la manera de sustraerse a dichos efectos mediante la transmutación. Asimismo descubrieron que existen dos planos generales de Conciencia, inferior y superior, donde se dan los fenómenos producto del Ritmo.

Esto les permitía escaparse al plano superior, eludiendo así la oscilación del péndulo rítmico en el plano inferior.

El Principio del Ritmo se da inevitablemente como ya sabemos, pero es posible eludir sus efectos mediante la elevación vibracional y, por hacerlo gráfico, dejar que el péndulo pase por debajo.

Dicho de otra manera, la oscilación se produce en el plano inconsciente y la Conciencia no queda por tanto afectada. A esta ley la denominaron Ley de La Neutralización.

Funcionamiento de la Ley de Neutralización

Su funcionamiento consiste en elevar al Ego sobre las vibraciones del plano inconsciente de la actividad mental, de manera que la actividad del péndulo no se manifieste en la Conciencia y permanezca ésta sin daño.

El estudioso hermético avanzado se polariza a sí mismo en el polo requerido y, negando o rehusando la influencia del péndulo rítmico sobre él, se mantiene firmemente en su posición, en su grado polarizado, permitiendo que se produzca la oscilación pendular negativa en el plano inconsciente.

El Maestro o adepto muy avanzado consigue una firmeza mental tal que le permite eludir totalmente cualquier oscilación negativa, manteniéndose a voluntad en el grado adecuado de polarización.

Así pues, si se comprende el funcionamiento de este principio oscilatorio, se obtendrán las claves para dominar los efectos del mismo, pudiéndose conocer uno a sí mismo mucho mejor.

Efectos de la Ley Universal del Ritmo del Kybalion en la vida cotidiana

Todo ser humano que ha adquirido, en mayor o menor medida, dominio de sí mismo, lleva a cabo esta neutralización de manera más o menos consciente, impidiendo que sus estados mentales negativos le afecten.

Pero resulta difícil conseguir este dominio, ya que requiere de la práctica adecuada y la integración del mismo en la consciencia del plano mental humano.

Lo habitual es que, repetidamente, nos veamos arrastrados por el péndulo en oscilaciones constantes hacia uno y otro polo, sin poder hacer nada para remediarlo debido al desconocimiento de la Ley de la Neutralización y más aún de cómo realizar la transmutación mental necesaria para elevarse al plano superior de Conciencia.

Si reflexionamos un poco alrededor de esto, fácilmente nos daremos cuenta de lo esclavos que somos continuamente de nuestros estados de ánimo, sentimientos y emociones y del poco dominio que tenemos sobre nosotros mismos.

Recordando con un poco de atención sobre el hecho, veremos cuanto nos han afectado esas oscilaciones en nuestra vida. Cómo, por ejemplo, a un periodo de entusiamo ha precedido o ha sucedido otro periodo de depresión.

En igual medida tenemos periodos de valor que van seguidos de los mismos periodos de desaliento y miedo, sin sospechar ni por atisbo cual es la causa de ese fenómeno.

Particularidades del Principio del Ritmo

La Ley de Compensación

Para explicarla puede asimilarse a un contrabalanceo o equilibrio. A esto se refiere El Kybalion cuando afirma: la medida de la oscilación hacia la derecha es la misma que la de la oscilación hacia la izquierda.

Esta compensación se produce precisamente por el regreso del péndulo en dirección contraria a la que seguía cuando comenzó su egreso y en igual medida.

Dicho de manera más entendible, si tienes una temporada de penalidades en el trabajo, seguidamente se dará otra temporada de igual medida en la que la abundancia será la protagonista del mismo para compensar el periodo negativo.

La Ley de Compensación desempeña una parte esencial en la vida de los seres humanos, ya que uno paga el precio de lo que tiene o le falta.

Si se posee una cosa, falta otra y asi se produce el equilibrio de la balanza. Todo tiene sus lados agradables y desagradables.

Todo tiene un precio a pagar

Las cosas que uno tiene siempre las paga con las que pierde. Así sucede con todo en la vida.

Pero démonos cuenta de que esto es maravilloso, porque tras el conocimiento y comprensión de la Ley de Compensación se esconde una sensación plena de paz y aceptación de la realidad, sin quejas, sin lamentaciones por haber perdido o no tener algo.

Si se gana algo, se pierde otro algo. Si se pierde, se gana en otra ocasión.

Esta máxima llega hasta los estados mentales del hombre, por eso sufrimos y gozamos en igual medida. Obsérvese que un hombre que es capaz de sufrir en un alto grado también es capaz de gozar en idéntico grado.

En modo contrario, un ser humano que puede gozar poco tampoco sentirá dolor mental en mayor medida que el goce.

La regla es que la capacidad para el goce y el dolor está equilibrada en cada individuo.

El tema del dolor

La Filosofía Hermética sostiene la opinión de que antes de que poder gozar de cierto grado de placer es necesario haber experimentado la oscilación en sentido contrario, es decir el sufrimiento.

A la oscilación hacia el placer no le sigue otra en sentido inverso y hacia el dolor, sino que, al contrario, la experimentación de una oscilación pendular hacia y en el placer es consecuencia y posterior a otra ya producida en el dolor en esta vida o en encarnaciones anteriores.

Esta afirmación significa que, según la operativa de la Ley del Ritmo Kybalion, primero se pasa mal para pasar después a la compensación placentera en igual medida, respetando así ese sentido oscilatorio.

La Filosofía Hermética considera la Vida de un individuo como una única, siendo las diferentes encarnaciones partes de ella.

Esta aseveración da sentido a la Ley del Ritmo Kybalion en su totalidad, considerando sus efectos oscilatorios como componentes de toda la existencia de cualquier cosa creada. Esto implica muchos eones, como puedes deducir.

Pero la gran magia y maravilla de esta Ley está en, conociéndola, evitar sus efectos en el dolor elevando la conciencia tal y cómo decía más arriba.

Recordemos, por última vez, el mecanismo del Principio del Ritmo del Kybalion

La quinta Ley Universal o Principio del Ritmo es inevitable, no podemos sustraernos a su operación, pero podemos eludir sus efectos con la polarización adecuada en el plano Superior de Conciencia

Tengamos en cuenta también que, por compensación y equilibrio, la Ley del Ritmo Kybalion siempre opera en igual medida y no tiene ni plazos, ni longitudes, ni tiempos desiguales.

A una oscilación corta le sigue otra corta en sentido contrario. A una larga, lo mismo.

Eso concluye en que pueden darse oscilaciones pendulares de ida y vuelta de un día, un mes, un año, decenas de años o toda una vida para que oscile el péndulo.

A veces, incluso varias vidas son necesarias para que se produzca la oscilación pendular en según qué tema.

Hasta pronto.

2 comentarios en «RITMO la quinta Ley Universal del Kybalion»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
Consultas