Cómo es vivir en la calle

Qué es Vivir en la calle

Vivir en la calle o cómo sobrevivir sin hogar

Esta entrada se basa en experiencias propias, vividas durante 6 meses que llevo en la calle de momento, espero que pueda salir de esto lo antes posible.

Indigencia

Fuente: Wikipedia

Se entiende por indigencia ​ el ingreso insuficiente para cubrir una canasta básica de alimentos, vestimenta, etc., para un individuo o un hogar

En la pirámide de Maslow (ver aquí quien fue Abraham Maslow) están definidas las necesidades humanas por orden ascendente, de manera que en la base se encuentran las más básicas o mínimas y en la cúspide se halla la autorrealización como consecución máxima de la persona.

Vivir en la calle

Pues bien, la definición que nos da Wikipedia sobre la indigencia es un estado en el que no se llega a cubrir ni la base roja de esta pirámide, en la que los alimentos, dormir o el vestido no tienen cabida en la vida de un indigente.

Y estoy hablando de un indigente en España o en Europa; si consideramos la indigencia en paises del Tercer Mundo, posiblemente el aire y el agua también formen parte de su carencia. Manda huevos..

Pero vayamos a desarrollar el tema que nos ocupa: Vivir en la calle o cómo sobrevivir sin hogar.

Para empezar definamos cosas:

Qué es vivir en la calle

Vivir en la calle es, en términos sencillos y para resumirlo en un pensamiento único, no saber si hoy vas a desayunar, ducharte, almorzar o dormir. Mucho menos si vas a poderte cambiar de ropa, claro.

Cuando se dan estas circunstancias, el individuo entra en una dinámica que roza la irrealidad al no poder satisfacer las necesidades básicas de las que he hablado antes en la pirámide de Maslow, ya que la mente pierde la noción de lo que es correcto o no lo es, de lo que está bien o no. Y me explico.

El dormir, o no, si hay que vivir en la calle

La mente está acostumbrada, en circunstancias normales, a llevar al cuerpo a un sueño profundo, hacer que éste descanse y repare todo lo que deba reparar para, finalmente, despertarse en un estado presumiblemente renovado y apto para afrontar el nuevo día.

Cuando no existe la posibilidad de llevar a cabo esta función por falta de techo y, por tanto, de cama, la mente no sabe qué es lo que está pasando. Entonces intenta conseguir que el cuerpo descanse durante todo el día, aportándole una somnolencia que impide realizar las tareas propias de la mañana y la tarde.

Este estado se puede evidenciar clara y fácilmente en muchos de los parques públicos españoles, en los que podemos ver a hombres durmiendo en pleno día en un banco con el agravante, además, de que la mayoría de gente que lo mira lo primero que piensa es que ha bebido demasiado. Puede ser verdad en algún caso, pero créeme que en la mayoría de ellos responde a la situación antes descrita por lo que respecta al descanso.

En Sabadell, que es donde «vivo» no hay ningún sitio municipal donde dormir, ni aunque haya -4 grados de temperatura. Tampoco lo hay por parte de ninguna ONG.

Cómo y dónde se duerme viviendo en la calle

Primero, no se duerme.. se entreduerme. Factores como el miedo a ser atacado/a, la propia actividad de la noche en según qué sitio o las condiciones de lo que se usa para dormir -cartones, mantas pulgosas, harapos de cualquier tela o simplemente sobre el suelo pelado- influyen decisivamente en el empeoramiento del estado de la persona a causa del casi inexistente descanso reparador.

En verano es un poco más sencillo debido a que la climatología permite dormir por la noche en el banco de un parque o en un lugar apartado del jardín de cualquier hospital.

En invierno, si o si, es más complicado porque se precisa de un mínimo de protección ante las inclemencias climáticas como el frío, la lluvia o el viento helado. Ahí es donde entran en juego los cajeros automáticos. Unos cajeros que no todas las entidades abren por las noches.

Unos cajeros en los que a cualquier hora de la noche entra un desalmado o desalmada a sacar dinero sin importarles para nada hacer ruido o hablar en voz alta, casi a gritos (la cocaína y el alcohol tienen mucho que ver en eso) y salen dando un portazo al salir. También es verdad que hay gente que se hace cargo y actúa con conciencia ante lo que está viendo estirado en el suelo sobre cartones.

Y unos cajeros en los que, si o si, debes levantarte como mucho a las 7,30h. de la mañana para que no te vean los empleados de la entidad bancaria. Eso después de haber entredormido, con sobresaltos, frío o calor y miedo.

Podemos imaginar cómo está ese cuerpo al cabo de unos meses de llevar este ritmo de no-descanso. Y podemos imaginar cómo está esa mente al cabo de unos meses de experimentar la más absoluta impotencia, sin solución de continuidad porque no hay dinero para rescatar la situación durante unos días en alguna pensión local, y sin perspectiva de solución a corto plazo.

Rozando la irrealidad y la locura, lo ves claro ahora? Llega un momento en el que no sabe qué es correcto y qué no lo es, produciendo en el individuo un «apalancamiento en la situación» al creer que la vida es eso, que la vida es así. Triste.

La higiene, o no, cuando hay que vivir en la calle

Esta función en el caso de los hombres es jodida si se carece, como es el caso, de hogar… pero en el caso de las mujeres ya es penoso. Lo digo porque un hombre se puede lavar, afeitar, asear en definitiva, en una fuente pública. Una mujer no. Ésta se lavará la cara y se cepillará los dientes tal vez, pero asearse como sólo las mujeres sabéis de qué hablo, no. Tengo alguna conocida a la que la han advertido de denuncia por escándalo público.

Estoy hablando de que un hombre o una  mujer se pueden lavar, afeitar o lo que sea, pero no de ducharse. La sensación de bienestar que produce una buena ducha con agua caliente o tibia es inexistente en la calle. Y estoy hablando de, en la mayoría de los casos, lavarse con agua clara.. muy sano pero insuficiente.

En Sabadell Cáritas ofrece ducha 4 días a la semana. Bendito sea esto. No es un servicio social municipal, ni autonómico, ni estatal.

El Jueves Cruz Roja ofrece servicio de ducha. Bendito sea esto. No es un servicio social municipal, ni autonómico, ni estatal.

Los fines de semana no hay ducha, ni desayuno, ni ropa. En Agosto Cáritas cierra en Sabadell y deja sin ducha ni desayuno a todos los habituales, más de 50 personas diarias. Maldito sea esto.

Comer, o no, viviendo en la calle

Este tema es muy divertido porque depende de un montón de factores. Me explico.

Qué es desayunar conceptualmente y qué es  cuando hay que vivir en la calle?

Desayunar es un placer para la mayoría de personas. Han pasado unas cuantas horas desde que comiste la última vez, cena o recena, y el estómago está vacío y se queja para que acabes con ese ayuno y sentirse bien, él y tú, es decir, tu estómago y tu mente.

Un buen café, leche, tostadas, o lo que acostumbra uno a desyunar, es acojonantemente placentero y revivificador (existe esta palabra?).

En la calle no se sabe. Lo más posible es que no se desayune. Esto no es un dramatismo, sino una realidad constatable. Y si no, hagamos un examen de conciencia cuando algún indigente con barba de 5 días nos ha venido a pedir «para tomar un café». Si?

Pero decía que es divertido porque depende de un montón de factores, entre ellos si es Navidad, el Domund, Domingo o está uno experimentando un despertar consciencial (ver aquí cómo funciona esto) y lo pillan en plena tarea.

Entonces, si. El indigente desayuna. Si no es por algo de esto, NO. Obsérvese que estoy hablando de tomar un café, no de un opíparo desayuno a base de croissants y café con leche.

En Sabadell Cáritas ofrece desayuno 4 días a la semana. Bendito sea esto. No es un servicio social municipal, ni autonómico, ni estatal.

El Jueves Cruz Roja ofrece servicio de desayuno y 2 bocadillos para pasar el día (hay veces que sólo 1 en función de la gente que acude). Bendito sea esto. No es un servicio social municipal, ni autonómico, ni estatal.

El Domingo, La Fábrica ofrece desayuno a las 10:30 de la mañana. Bendito sea esto.

El Sabado no se desayuna a excepción de que se dé unos de los casos divertidos que menciono más arriba. Maldito sea esto, oyes.

Comer a mediodía, o no, viviendo en la calle

Comer en la calle (la propia definición ya hace daño) es una odisea. A ver, sinó, de dónde sacas un plato de estofado de garbanzos, o uno de pasta a la bolognesa, o unas verduras seguidas de pollo a la plancha, o un arroz a la cazuela. Todo ello es lo que normalmente come una persona considerada normal sin pretensiones de grandeza.

Ya no hablo de postres y café. Solo de un plato de..

A lo más que puede aspirar un indigente a mediodía es a un bocadillo que alguien le invite o le done porque lo haya pedido en algún establecimiento al uso.

Menos mal que:

En Sabadell las Hermanas de Calcuta ofrecen comida a mediodía a 80 personas (y va aumentando el número) 6 días a la semana de Viernes a Miércoles.

El Jueves es la ONG La fábrica, sita en Can Rull, la que da de comer a cerca de 80 personas a mediodía, los mismos que vamos a las Calcuta el resto de la semana.

Tanto Calcuta como La Fábrica no son servicios sociales municipales, ni autonómicos, ni estatales.

Por cierto, sabes qué es un Lumpen?

Pues la gente que tiene que vivir en la calle pertenece a este «grupo», el cual se define como una escoria de individuos e individuas que están por debajo de todos los estados personales existentes. Lo definen como inferior al Proletariado. Una basura humana, vamos. Es triste, pero es así.

De quien es la responsabilidad de tener que vivir en la calle?

En principio, cuando alguien está viviendo en la calle es por un motivo primigenio, como todo en la Ley de Vida. Todo efecto tiene su causa y toda causa produce un efecto. Además de eso, sabemos que cada uno de nosotros creamos nuestra propia realidad en función de ese principio y alguno más comprendidos dentro de las Leyes Universales y de nuestra propia responsabilidad.

Peeero.. podemos profundizar aún más en el tema y nos damos cuenta de varias cosas que coexisten en el problema aparte de la propia responsabilidad de cada uno de los lumpen’s.

Veamos:

1- La Constitución española dice en su título primero:

«TÍTULO I

De los derechos y deberes fundamentales

Artículo 10.1.

La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social.

2. Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por España.»

Y yo me pregunto: por qué hay gente en la calle si hay dinero de sobras para que todas las personas tengan vivienda?

Viviendo en la calle se pierde la dignidad debido a la insatisfacción de las necesidades básicas de la persona.

Los derechos inviolables que le son inherentes al callejero se encuentran permanentemente violados, por delante y por detrás, a causa de la no priorización política enfocada en las personas, que deben ser las primeras en la escala de propósitos políticos.

La personalidad se convierte en algo tan ínfimo que casi desaparece, debido a la irracionalidad adquirida por la mente como consecuencia de la situación y que comentaba más arriba, por lo que el desarrollo de la misma es como pedir peras al olmo. Eso a nivel personal. A nivel social, ésta se convierte en invisible, no existe, da cosa mirar y ayudar a un lumpen.

Por lo que respecta al respeto a la ley y a los derechos de los demás no hay problema al vivir en la calle. El orden político y la paz social nunca van a ser perjudicados ni alterados por los callejeros, cuya prioridad absoluta está enfocada en comer hoy, fumar hoy, ducharse hoy y entredormir hoy, mientras que entre las prioridades de los políticos y pacificadores sociales no existen las gentes que están sobrviviendo como pueden en las calles de España. Además, cada dos por tres se producen registros y cacheos policiales a vagabundos y lumpen’s, por si acaso, por mantener el orden y la paz social. Así que tranquilos todos.

2- La Constitución española dice en su título 47:

«Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada.»

Luego va y dice:

«Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos.»

Ni se reconoce el derecho por parte de los poderes públicos, ni se establecen las normas pertinentes para ello, ni se regula nada de nada, al revés, se especula a más no poder con el suelo para obtener el máximo beneficio.

Por otra parte, se permite y protege la puta especulación de los bancos, que exprimieron a quienes compraron una vivienda sabiendo que no la podrían acabar de pagar, se quedaron con la misma cuando los desahuciaron, dejando a familias enteras en la calle, y ahora la tienen cerrada esperando una nueva oportunidad para especular y repetir lo mismo, mientras que hay en la calle intentando sobrevivir esto:

«Con todo, en España, ¿cuántas personas viven sin hogar? Según el Instituto Nacional de Estadística, serían unas 23.000, pero la experiencia cotidiana de Cáritas es que la entidad católica atiende a unas 40.000 personas sin hogar. » (fuente: Religión en libertad)

Eso por no enumerar a quienes ya pasan de las ayudas porque están cansados hasta de sobrevivir..

Téngase en cuenta que Cáritas no es un servicio social. Los servicios sociales dependen de decisiones políticas y éstas recordemos que no existen con respecto a la gente que está en la calle.

Qué hacen los servicios sociales con el problema de la gente sin techo

Al explicar esto no me refiero en absoluto a los trabajadores sociales ni a las personas que voluntariamente colaboran en la aportación de un mínimo de dignidad para la gente callejera, sino a quienes tienen en su poder las herramientas para solucionar o no la sinrazón esta.

Entiéndase como servicio social el ofrecido y aportado por los ayuntamientos, comunidades autónomas y el estado español. Lo escribo todo en minúsculas expresamente porque no veo méritos merecedores de escribirlo en mayúsculas.

Dicho esto, puedo afirmar por mi experiencia que: los servicios sociales mantienen vivos pero enfermos a los lumpen’s, sin dejarlos morir para justificar su cometido.

Me explico.

La necesidad prioritaria, pero prioritaria de verdad, de una persona es una vivienda. Sin ésta, ya puedes darle de comer, ropa, ducha o ánimos, que no va a dejar nunca de ser un pobre desahuciado de su derecho fundamental y un excluido social.

La vivienda constituye la base desde la que construir una vida, sea ésta más rica o menos rica, y sin ella no hay nada que construir.

Los servicios sociales pretenden paliar políticamente las precariedades de sus ciudadanos de manera superficial, aportando acciones que en sí mismas no sirven para nada o para bien poco.

Recordemos:

  • Cruz Roja no es un servicio social, es una entidad independiente.
  • Cáritas no es un servicio social, es una entidad católica.
  • Las hermanas de Calcuta no es un servicio social, es una orden religiosa que ayuda a los necesitados.
  • Los bancos de alimentos no son un servicio social, son organizaciones basadas en el voluntariado.

Esto es lo que ofrecen los servicios sociales de Barcelona, la capital española de más relieve internacional:

Los centros de servicios sociales ofrecen lo siguiente:

  • Información, orientación y asesoramiento de tipo social.
  • Atención y apoyo a personas y familias en situación de necesidad o en riesgo de exclusión social.
  • Programa individual de atención (PIA) para personas en situación de dependencia y su correspondiente seguimiento.
  • Tramitación de recursos y prestaciones sociales (servicios de ayuda a domicilio y teleasistencia, ayudas económicas, servicio de comedor social, etcétera).
  • Derivación a los servicios sociales especializados y otros servicios de bienestar (trabajo, salud, educación, vivienda, etcétera).
  • Colaboración con entidades y asociaciones del barrio para apoyar su labor orientada a la inclusión social de determinados colectivos.

– Información y asesoramiento sobre qué?

– Atención y apoyo a personas y familias que qué? Atención y apoyo materializada cómo, en qué?

– Tramitación de recursos y prestaciones sociales a quién? Si no tienes nada cotizado qué te tramitan? Si no tienes donde vivir qué ayuda a domicilio te van a dar?

– Derivación a los servicios sociales especializados en qué?? Trabajo, vivienda?? Seguro?? Pero si los servicios sociales son ellos..

– Colaboración con asociaciones del barrio..?? Y por qué no asumen los servicios sociales las labores de inclusión social de determinados colectivos..? Esos colectivos no són ciudadanos de su municipio?

Y una anécdota más totalmente actual:

Es una pasada, porque según los últimos estudios de Septiembre de 2019 de El País Cataluña:

«Los sin techo que no saben donde conseguir comida o ducha aumentan un 22% en Barcelona

La Fundación Arrels advierte de que 1.468 personas vulnerables desconocen dónde están los centros de atención»

Los servicios sociales de Sabadell, que es el ámbito donde callejeo, ya no tienen ni página web, da error 404. Si no fuera por las Hermanas de Calcuta, La Cruz Roja, Cáritas, la ONG La fábrica y entidades como Actúa Vallès… en Sabadell no podría desayunar, ducharse, lavar la ropa, comer a mediodía o tener una camiseta limpia ni Dios.

Podría mencionar también a Ningú sense sostre, pero no es una entidad sin ánimo de lucro, es una empresa.

Dormir ya ni lo menciono porque no hay nadie que provea de un albergue nocturno donde echar los huesos y descansar de la vida para los lumpen’s en Sabadell. Y eso que es una ciudad de más de 200.000 habitantes, en una Comunidad Autónoma puntera dentro del sistema social español y dentro de la Unión Europea

Seguiré ampliando esta entrada.. de momento hay suficiente para hacerse una idea de qué es

vivir en la calle porque no existe prioridad política al respecto

Ver aquí el   Manifiesto de la campaña «Nadie sin hogar»     de 2019

 

leydevida.net vivir en la calle

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
Consultas